Logo

Ed.Diciembre 2018

Jaume Plensa y las cabezas femeninas invisibles

Post By RelatedRelated Post

Jaume Plensa: Invisibles Palacio de Cristal

Jaume Plensa: Invisibles
Cortesía del Museo Reina Sofia

Jaume Plensa y las cabezas femeninas invisibles


Cuánto juego creativo puede dar una caja de cristal. 

Tres cabezas suspendidas en el espacio etéreo del Palacio de Cristal parecen levitar. Su título, Invisibles, un sustantivo plural que no les roba la singularidad. Las tres cabezas son mujeres y cada una tiene un nombre, Laura, Anna, Rui Rui; identidades que quedan anónimas ante el ojo del espectador. Literalmente son tan visibles como invisibles dependiendo del ángulo y la luz que coincidan en nosotros, en vosotros, en ellos. Construidas en una trama metálica, brillan aleatoriamiente según la luz  que incidan en ellas. El conjunto replica, como un eco visual, la estructura arquitectónica trilobular del Palacio de Cristal en el que se presentan, reproduciendo a su vez la manera en que la arquitectura de vidrio y hierro del Palacio se integra en el Parque del Retiro. Su peso se convierte en la dimensión inacabada de los hilos metálicos que las extienden sugiriendo los cuerpos ausentes.

Jaume Plensa: Invisibles

La cabeza invisible de Rui Rui
Cortesía de @jamellita

En la historia de la escultura, la representación de la cabeza siempre fue una convención hasta que Pablo Picasso la subvirtió en 1906 con su Cabeza de Mujer (Fernande). Desde sus orígenes en los ritos funerarios hasta su uso para la celebración de la vida de un personaje público o de su poder, la cabeza concilia la ausencia con la presencia. Le falta el cuerpo pero no la identidad, definida en gran medida por el gesto escultórico que busca eternizarla. En Invisibles, Jaume Plensa, Premio Velázquez de las Artes 2013, redefine una tradición y la reinventa. Sus cabezas son metamorfósis del ser, subrayan en sus transfiguraciones una identidad de la condición humana y se convierten en ejercicios de memoria al irrumpir en el presente a través de la materialidad que las configura. Una alteridad entre ser y parecer, una permeabilidad entre la similitud  la diferencia que define su complejidad.

Jaume Plensa Invisibles

Cabeza Invisible
Cortesía de @jamellita

La monumentalidad de sus figuras contrasta con un juego de transparencias gracias al material en la que están construidas y así como también la luz que las baña. Se revela en ellas como una miríada  de formas cóncavas y convexas, líneas y curvas, el proceso de modelación y metamorfosis de las personas reales que han servido de modelos. El dibujo de la mano del artista y las complejas operaciones logarítmicas de un programa de ordenador, específicamente concebido para las características del trabajo del escultor, construyen una abstracción y figuración.

Jaume Plensa Invisibles

Cabeza Invisible
Cortesía de @jamellita

shhh silencio…

Invitan al silencio, al movimiento en torno a ellas para descubrir sus detalles y sus secretos, sus juegos de líneas y su luz, entre su materialidad e inmaterialidad. La ausencia se transmuta en la presencia de estos acontecimientos – escultura, epifanías, que cuestionan el lugar donde estamos, convertidos en revelaciones de lo tangible e intangible. Apariciones y desapariciones. Una memoria enigmática del tiempo en que vivimos.

Si quieres saber más sobre la obra del artista Jaume Plensa te recomendamos Jaume Plensa : Livres, estampes et multiples sur papier (1978-2012)

 Exposición: 16 de noviembre de 2018 – 3 de marzo de 2019 (Parque del Retiro, Palacio de Cristal)

Compartir y Twittear!
facebooktwittergoogle_pluspinterest

Deja un comentario

Comentarios

mameynegro

Leave a Comment

Email (will not be published)

Translate »